Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra
Compartir

Por primera vez, la obra de Gonzalo Rojas podrá ser leída en idioma chino

Miércoles 2 de agosto de 2017

En la Embajada de Chile en la República Popular China se realizó el lanzamiento de “El sol es la única semilla”, primera antología poética de Gonzalo Rojas, con ilustraciones de Roberto Matta, traducida al chino mandarín y publicada por la editorial The Commercial Press, uno de los sellos más importantes de esa nación asiática.

 

 La obra fue presentada  ante un público compuesto por autoridades locales, representantes diplomáticos y medios de comunicación, como una de las actividades conmemorativas del centenario del poeta y Premio Cervantes de Literatura chileno. La edición, de 228 páginas, tapa dura y un tiraje de tres mil ejemplares, incluye 88 poemas. Es una publicación gestionada por la Oficina de Cultura de nuestra Embajada, gracias al programa de traducción de obras chilenas en el extranjero de Dirac y al auspicio de las empresas Sur Valles Wine Group, Banco Chile y Wines of Chile. Se trata de la primera edición en chino mandarín de una obra de Rojas, y parte de las actividades de celebración del centenario del nacimiento del poeta, llevadas a cabo por el Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de su Dirección de Asuntos Culturales-Dirac y la Fundación de Estudios Iberoamericanos Gonzalo Rojas en diferentes países del mundo.

 

Imagen foto_00000012

 

En la ocasión, el Embajador Heine destacó la larga relación que Rojas tuvo con China. No sólo se desempeñó como Agregado Cultural en esta misión entre 1971 y 1972, sino que también visitó ese país en varias ocasiones previas, incluyendo una en 1959, en que tuvo una extensa conversación con Mao Ze Dong sobre poesía y teoría literaria.

 

La presentación también abordó diferentes aspectos de la vida y obra del Premio Cervantes, su papel en el desarrollo de la poesía chilena; el grado en que la poesía constituye un puente entre Chile y China (es frecuente escuchar que “China es un país de poetas”); y cómo las ediciones en chino mandarín de las obras de Gabriela Mistral, Pablo Neruda y ahora de Gonzalo Rojas, que han sido lanzadas en esta misión desde 2014, han contribuido a ese objetivo.

 

También intervino la nieta del poeta, fallecido el año 2011, Catalina Rojas Hauser, quién recordó y leyó una carta que le escribiera su abuelo a pocos meses de nacida, cuando éste vivía en China. Invitada por Dirac a participar de esta ceremonia, Catalina Rojas – quién reside en Colonia, Alemania – agradeció en nombre de Rodrigo Rojas Mackenzie y Gonzalo Rojas-May, hijos del poeta, y remarcó el estrecho vínculo que éste tuvo con China, hasta donde llegó por primera vez en 1959 invitado por la Unión de Escritores Chinos, y volvió a visitar en 1965 encabezando una delegación cultural chilena mientras era Director del Departamento de Español de la Universidad de Concepción, para el cual becó a algunos estudiantes chinos, destacando también su labor diplomática en los años ’70, mandatada por el Presidente Salvador Allende. Tomó la palabra, a su vez, el académico Zhao Zhenjiang,  de la Universidad de Pekín, traductor de la antología y amigo de Gonzalo Rojas, a quien conoció en 1965 cuando éste dictó una clase magistral en la Universidad de Lenguas Extranjeras en Beijing.

 

Zhao Zhenjiang, quién ha traducido a autores latinoamericanos como José Hernández, Gabriela Mistral y Octavio Paz, entre otros, puntualizó las grandes dificultades de traducir a Rojas, cuya obra tiene fuertes influencias del surrealismo francés: “Usa expresiones abstractas y palabras extrañas; la mayoría de sus versos parecen un delirio y es difícil captar su intención exacta”, señaló, advirtiendo que traducir poemas constituye una segunda creación, pues “los poetas expresan sentimientos a través de sus propias palabras, y un traductor usa sus propias palabras para expresar los sentimientos del poeta”.

 

El encuentro tuvo una extensa cobertura tanto en China como en Chile y otros países, a través de diversos medios que destacaron los vínculos culturales entre ambas naciones y la proliferación poética en que coinciden. Chile fue el primer país sudamericano en reconocer plenamente a la República Popular China, en 1970 y  nuestro primer Embajador fue  precisamente otro   poeta, Armando Uribe, Premio Nacional de Literatura 2004.

Imagen foto_00000013

Imagen foto_00000014

Imagen foto_00000011

Conocido por sus textos de énfasis lírico y de un sutil, pero a la vez desatado erotismo, Gonzalo Rojas tuvo su periodo de mayor actividad literaria después de los 60 años. Gradualmente vino el reconocimiento, con logros tan importantes como el Premio Nacional de Literatura en Chile y el Premio Reina Sofía en España, en 1992; el Premio Octavio Paz en México en 1998; y el Premio Cervantes de Literatura, el más importante galardón de la lengua española, el año 2003.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen foto_00000003


 



Relacionados