Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Película póstuma de Raúl Ruiz obtiene nueva distinción en Argentina

Imagen foto_00000010A seis años de su muerte, el cineasta chileno Raúl Ruiz sigue cosechando éxitos y sorprendiendo al mundo con trabajos desconocidos e inéditos. Es el caso de “La telenovela errante”, película estrenada este año, que es producto del hallazgo y posterior montaje de materiales que él filmó en Chile entre 1990 y 1991.

 

Co-dirigido con su esposa, la también realizadora, guionista y montajista chilena Valeria Sarmiento, el film comenzó a circular hace poco, y acaba de ser premiado con una Mención Especial del Jurado en la Competencia Latinoamericana del 32°Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.  

 

“Si te portas mal en esta vida, en la otra vida te convertirás en chileno” fue la frase de Ruiz que su viuda decidió incluir en el capítulo séptimo de la extraviada cinta, recuperada tras 27 años. Dividida en siete días, cada episodio escenifica una situación característica de las novelas televisivas (un triángulo amoroso, un encuentro de amigos, una reunión en un bar, etc.) que pierden su referencialidad y todo se desborda hasta avizorarse el inicio del delirio. La estrategia es doble: enrarecer el lenguaje cinematográfico a través de los encuadres, la música y la puesta en abismo, y también acentuar el hecho de que el habla chilena, con la que se quiere significar el mundo y sus cosas, siempre colinda con el sinsentido.

 

Si en 1990, Raúl Ruiz tenía en mente las intuiciones de Jean Baudrillard respecto de la futura cultura global del simulacro, hoy en la era de la posverdad esta pieza lúcida sobre la televisión y su función política (perpetuar estereotipos y asentar el sentido común como una suerte de sonambulismo colectivo) resulta una nueva genialidad del director, una comedia surrealista y lingüística que excede las problemáticas de la sociedad chilena.


La historImagen foto_00000003ia de un hallazgo

“La telenovela errante” es el resultado de un trabajo de investigación realizado por Valeria Sarmiento y POETASTROS,  (conformado por el comunicador, director y montajista Galut Alarcón, y la actriz y directora Chamila Rodríguez). Este equipo en su conjunto relata cómo se fueron sucediendo los hechos:

 

“La película toma como eje dos materiales filmados por Raúl Ruiz entre 1990 y 1991 en Chile, durante dos visitas diferidas al país. Estos materiales quedaron perdidos dentro de su cinematografía, y por diferentes razones no llegó a darles una forma final en una película. Solo fue en el año 2017 que la cineasta y viuda de Ruiz, Valeria Sarmiento, junto a POETASTROS, seguimos la pista a estos materiales, encontrando solo una parte de los negativos en Chile, y otra parte en positivos en Duke University, Selection from the David M. Rubenstein. Rare Book & Manuscript Library (EEUU), donde el matrimonio Ruiz - Sarmiento dejó una buena cantidad de rollos de cine en los 90's. Encontramos las tomas enteras sincronizadas y no una versión de montaje, de estos dos proyectos filmados en Santiago de Chile. Por una parte, completábamos lo extraviado en los rollos perdidos de negativos y el sonido magnético de “La telenovela errante” y por otro “Basta la palabra”, materiales que para nosotros estaban unidos por un espíritu que los hermanaba, porque  constituían anotaciones fílmicas unitarias que Raúl puso en escena, como resultado de ejercicios de observación crítica de Chile y en un momento de reencuentro, posterior a una dictadura de 17 años. El país le resultaba extraño tanto por su largo exilio en Francia, como también por el proceso de globalización que estaba empezando a desarrollarse en una mutación cultural indentitaria. En 2017 pudimos unir estos materiales encontrados en estado bruto, en un mismo texto cinematográfico y de largometraje, del cual quisimos respetar el nombre original, 'La telenovela errante'. Es una película fundamentalmente de montaje, construida con la unión de partes, de las cuales no se tenía una referencia escrita por el autor, solo había un guión de diálogos y un texto breve, nada más. Entonces, el mayor logro de estrenar esta película hoy, está en convertir el material que misteriosamente Raúl dejó inacabado, en el hallazgo del tono de la película y que hoy al ser descifrado por Valeria Sarmiento, se logra construir la política del corte a corte, encadenar la estructura en función a capítulos diarios, trabajar la imagen de forma contemporánea, filmado soportes invisibles, entregar la ironía y el contrapunto con la inserción de la composición musical de Jorge Arriagada, todo para dar como resultado una película fresca, fragmentaria, subversiva, actual, vigente, conectada con un espíritu joven, lleno de energía y de humor, que pone en paralelo la parodia de un formato ‘universal’ como es la telenovela, con una introspección fantasmagórica, cuando hacia el final del film se conecta con los laberintos melancólicos más Ruizianos de su poética cinematográfica. Esta película de Valeria Sarmiento juega a hacer una resurrección de su marido Raúl Ruiz, lo que se puede definir como un acto de amor diabólico y chamánico del arte cinematográfico de hoy”.

 Imagen foto_00000008

 

El propio Raúl Ruiz dejó anotadas algunas ideas sobre este proyecto cinematográfico: “La película gira en torno al folletín de televisión. Se estructura en base a una presunción: la realidad chilena no existe, más bien es un conjunto de teleseries. Son cuatro provincias audiovisuales y se respira la guerra entre los bandos. Los problemas políticos y económicos están disueltos en una jalea ficcional dividida en capítulos vespertinos. Toda la realidad chilena está tratada desde el punto de vista de la telenovela y cumple la función de filtro revelador de esta misma realidad”.

 

Imagen foto_00000012Desde su debut con “Tres tristes tigres” (1968), Raúl Ruiz desarrolló una carrera que lo erigió como uno de los faros del cine contemporáneo. Su muerte en 2011 puso fin a una filmografía de más de un centenar de títulos, y la noticia trajo no solo el pesar de su desaparición física, sino también la tristeza de vivir en un mundo sin sus nuevas películas. Sin embargo, para un cineasta que convirtió en sello distintivo la irrupción de lo fantástico en la vida cotidiana para generar asombro en el mundo externo a sus personajes, la muerte no podía ser un impedimento, sino más bien su forma final de demostrarnos su idea de lo que es el cine. Una serie de hechos ruizianos confabularon para ello, y una cofradía en secreto llevó a cabo el plan: Valeria Sarmiento, Chamila Rodríguez y Galut Alarcón sacaron a la luz esta nueva película divertida, política y genial, co-dirigida, desde otra dimensión, por Raúl Ruiz y su viuda. En muy poco tiempo desde su estreno, “La telenovela errante” es distribuida en Chile por Jirafa Producciones, y ha sido premiada no sólo en Argentina, sino también por el Jurado de la Crítica Independiente y por el Jurado Joven del 70° Festival Internacional de Cine de Locarno, Suiza.

Imagen foto_00000006