Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra
Compartir

"Juan Buscamares", la novela gráfica chilena que sorprendió al mundo

Su autor, Félix Vega, conversó sobre el origen de esta historia y su largo recorrido internacional, antes de poder publicarse de manera íntegra y definitiva en el país.

Lunes 2 de octubre de 2017

Imagen foto_00000004Jorge Baradit la define como "uno de los evangelios imprescindibles del cómic chileno que salieron desde los intestinos de lo latinoamericano para conquistar del mundo", mientras que Francisco Ortega sostiene que "no estamos ante un cómic ni ante una novela: estamos ante un hito de la literatura nacional".

¿A qué se refieren ambos escritores? Pues a "Juan Buscamares"(Planeta Cómic, $ 19.900), novela gráfica escrita e ilustrada por el chileno Félix Vega y que por primera vez se puede encontrar en las librerías chilenas en una edición compilatoria de gran formato, de 216 páginas, totalmente en colores y que además contiene material inédito.

Hijo de la artista Ana María Encina y del dibujante Óscar Vega -coautor de "Mampato"-, Félix Vega creó una historia épica ambientada en un futuro post apocalíptico en el que los mares, lagos y ríos de la Tierra se han secado. Un mundo peligroso en el que el agua es el producto más valioso que puede existir y en el que la vida no vale nada; un desierto interminable por el cual viaja Juan, el protagonista, a bordo de su camión blindado, y quien vivirá su aventura más peligrosa y sorprendente tras conocer a una misteriosa mujer llamada Aleluya.

En 1996, Vega publicó la primera parte de "Juan Buscamares" en blanco y negro en la desaparecida revista chilena "Bandido", y al poco tiempo logró internacionalizarse, siendo editada en cuatro tomos -en años posteriores- en Estados Unidos, Francia e Italia, entre otros países. Ahora, con esta edición definitiva y exclusiva para Chile, los lectores nacionales finalmente tienen la oportunidad de leer esta obra completa.

Imagen foto_00000003- ¿Qué te inspiró a escribir una historia que combina elementos post apocalípticos e históricos.
"Mi primera visita cuando niño al Museo de Historia Natural; el esqueleto de la ballena y el niño del cerro El Plomo me marcaron mucho. Tiempo después, con mis hermanos creamos el nombre, luego ya en el colegio desarrollé el personaje y su universo. Algunas imágenes surgieron en sueños, como la de la ballena varada en el desierto. A partir de esto desarrollé una tetralogía con los cuatro elementos.

Siempre entendí a la Biblia y a 'El Principito' como historias de fantasía y ciencia ficción. Mitologías (como también la Inca) que están en nuestro inconsciente colectivo, y que pueden revisitarse y reversionarse.

'Mort Cinder', de Oesterheld y Breccia, y 'Corto Maltés', de Pratt, también me marcaron desde muy joven. Pero nunca leí superhéroes, salvo 'Año Uno', 'Arkham Asylum' y 'La broma asesina'".

- ¿Consideras que tu obra hoy ha cobrado aún mayor vigencia, con el cambio climático instalado en las grandes cumbres mundiales?.
"Siento que sí. Cuando comencé a crear 'Juan Buscamares', aún no acababa la Guerra Fría y el miedo a una hecatombe atómica. Recuerdo que el Mar de Aral aún existía entonces y ahora está totalmente seco.

Hoy, más de veinte años después de publicarse el primer tomo, vivimos en una distopía mundial, en la que el cambio climático solo es cuestionado por seres de un egoísmo abyecto y el miedo a un desastre nuclear ha vuelto gracias a estos mismos rufianes".

- ¿Qué crees que tiene 'Juan Buscamares' que le permitió convertirse en una historia tan universal?.
"Tal vez su sincretismo. La Biblia, 'El Principito', la conquista de América y los Incas, el fin del mundo, etc. Son elementos universales, aunque también el niño del Cerro el Plomo y las palabras en quechua (que están también en las ediciones de 'Juan Buscamares' en otros idiomas) son muy locales".

Imagen foto_00000002Imagen foto_00000001

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

- Esta novela gráfica tuvo un largo recorrido por Estados Unidos y diferentes países europeos, antes de volver a Chile. ¿Recuerdas algún comentario que te hayan hecho en esos años sobre esta obra y que atesores de manera especial?.
"Ninguno en particular, pero recuerdo que varios lectores y colegas lo encontraron poético, tanto en la historia como en las imágenes. Percibían una lírica que les resultaba nueva y diferente a la mayoría de los cómics.

A pesar de que fue publicada en Estados Unidos, Francia, España, Italia y otros sitios, siempre me pesó el no haberla publicado íntegra en Chile. Ahora, gracias a esta impecable edición de Planeta, podré saber qué piensan mis compatriotas de 'Juan Buscamares'".

- En el último tiempo ilustraste la portada de la novela "Cochrane vs. Cthulhu", de Gilberto Villarroel, y de la nueva edición de "Mocha Dick", de Francisco Ortega y Gonzalo Martínez. En términos artísticos, ¿qué te interesó de ambos proyectos?.
"Las temáticas de ambas portadas se acercan mucho a mi imaginario visual, por lo que me sentí muy cómodo haciéndolas y lo disfruté mucho. La portada de 'Mocha Dick' se parece a la portada de la edición integral francesa de 'Juan Buscamares'; ambas forman una suerte de díptico, con ballenas nadando bajo el agua".

- Tras la publicación de "Juan Buscamares" en Chile, ¿veremos la llegada de otras obras tuyas, como "Duam", "Face" o "Vinland"?.
"Me gustaría mucho que se publicaran y conocieran en Chile mis trabajos para el mercado franco-belga, pero aún no hay nada concreto. Espero que la buena recepción que está teniendo 'Juan Buscamares' ayude en ese sentido".

- ¿Y en qué proyecto estás trabajando en este momento?.
"Ahora estoy trabajando en la segunda parte de 'Vinland' para el mercado francés y en un proyecto de novela gráfica con Francisco Ortega para Chile".

 

© Alberto Rojas Emol.Imagen foto_00000006


 



Relacionados